SALUDOSpr2.com

 

Portada

Sociales

downloscdad GPS-satellite-around-Earth-moving-animation GPS-satellite-around-Earth-moving-animation

GOYITO Y RAFIN

Presenta

Magazín Bilingüe de Sátira Política, Humor,  Anécdotas, Cuentos, MASCOTAS y Algo de Literatura Puertorriqueña

Bilingual Magazine of political satire, Humor, Anecdotes, Short Stories, Pets and Mascots and some puertrorrican literature

San Juan--Puerto Rico

PURA VELA

ONLY SAILING

usa-american-flag-gif-6 extra
bandera-de-puerto-rico-imagen-animada-0007

2019

Dónde está la Nao Santa  María

 

wreck-of-santa-maria-found-670x440

---Nao Santa María--

Untitled

 

Lugar del Hundimiento en el Noroeste de Haiti y al Este de Cabo Haitiano y Bahía del Caracol

03 40743 th thUA2CITFT maxresdefault

 

Primer Viaje de Colón

1492

 

 Diciembre

25

Donde se encontró la Nao Santa María, la nave capitana de Cristobal Colón de aquella fatídica madrugada del 24/25 de diciembre de 1492, representa, quizás, uno de los mayores hallazgos arqueológicos de los últimos tiempos: la Nao fue encontrada por un arqueólogo norteamericano en las costas Noroeste de Haití, donde naufragó, hace más de cinco siglos.

 

La Santa María es un barco que literalmente cambió el curso de la Historia y que se encuentra a unos tres metros de profundidad y a tan sólo unas millas de la costa de Haití. Era una tentación muy suculenta. Para Barry Clifford, que habia encontrado varios barcos alrededor del mundo y encontrar la nave de Colón le parecíó una gran oportunidad": "Es un tesoro cultural incalculable".

 

En una entrevista concedida al diario español El Mundo, Clifford explica qué fue lo que lo llevó a una de las búsquedas más extraordinarias de las profundidades marinas. "Llevamos veinte años pensando en este proyecto. Pero no empezamos a buscar el barco hasta el año 2000. Entonces inspeccionamos unos 200 kilómetros tomando como referencia el lugar donde los historiadores situaban el Fuerte de Navidad", cuenta este fanático de las aventuras que mantiene un contrato con History Channel de los Estados Unidos para rodar un documental sobre el descubrimiento.

 

Una de las claves que llevaron a Clifford a encontrar la carabela fue el diario que escribió Colón desde el fuerte que construyó en las costas de Haití. "Escribió en su diario que el barco había encallado junto a un arrecife a unos siete kilómetros de la costa", apuntó el científico norteamericano.

 

"Nosotros eliminamos de nuestra búsqueda las zonas donde ya habían buscado otros historiadores y llegamos a la conclusión de que el barco se encontraba en un lugar donde encontramos un montón de piedras que ejercían como lastre y que se ajustaban a la descripción de las que llevaban los barcos españoles del siglo XV", agregó.

 

La noticia, dada a conocer por el diario londinense The Independent, sacudió al mundo de la ciencia y la historia. Es que el hallazgo representa uno de los descubrimientos más resonantes de los últimos 10 años y un tesoro invaluable para los arqueólogos marinos.

 

La noche que Clifford se iluminó y un cañón robado

 

El talento, la experiencia y los momentos de lucidez suelen jugar en conjunto cuando uno está abocado a una tarea fuera de serie. Eso fue lo que ocurrió una noche en la que Clifford descansaba y soñaba en su cama con el proyecto más ambicioso de su vida.

 

"Junto a las piedras -que se habían encontrado en otra excursión- había un cañón que mi equipo confundió con otra herramienta y que nos llevó a abandonar la búsqueda. Unos años después, empecé a investigar sobre los cañones españoles de aquella época y una noche me desperté pensando que lo que habíamos encontrado era una lombarda", reveló el científico.

 

Y agregó a la historia: "Así fue como volví a Haití junto al arqueólogo marino Charles Beeker, que es uno de los mayores expertos en las primeras expediciones españolas. Él fue quien me dijo: 'Es muy probable que ésta sea la carabela de Colón'".

 

Finalmente, Clifford describe lo que usaron para poder llegar a la conclusión que estaban frente a la Santa María. Dijo que sus "buceadores han usado magnetómetros, sonares y detectores de metales".

 

"Mi impresión es que los indicios son suficientes. Esto no era como buscar el Titanic. Buscábamos en un área sin apenas profundidad y del tamaño de apenas un campo de fútbol. No es tan complicado. Lo que buscábamos era ese montón de piedras de la Península Ibérica que no pertenecen a ese lugar. Es una huella perfecta y nosotros la hemos encontrado en el lugar que describe Colón en su diario".

 

"Por desgracia, al volver a Haití descubrimos que alguien había robado el cañón que fotografiamos hace 11 años. Pero al menos tenemos imagen que prueba que el cañón estaba allí", se lamentó Clifford.

Rafin R. Mena.