SALUDOSpr2.com

 

Portada

Sociales

downloscdad GPS-satellite-around-Earth-moving-animation GPS-satellite-around-Earth-moving-animation

GOYITO Y RAFIN

Presenta

Magazín Bilingüe de Sátira Política, Humor,  Anécdotas, Cuentos, MASCOTAS y Algo de Literatura Puertorriqueña

Bilingual Magazine of political satire, Humor, Anecdotes, Short Stories, Pets and Mascots and some puertrorrican literature

San Juan--Puerto Rico

PURA VELA

ONLY SAILING

usa-american-flag-gif-6 extra
bandera-de-puerto-rico-imagen-animada-0007

2019

LAS MISERIAS DE HAITI

EL DOLOR DE HAITÍ

En Memoriam de Alphonse

Conociendo a este Pueblo como lo conozco desde lo personal, desde su historia de haber sido raptado, esclavizado, haber sido arrancados de sus madres, de sus hogares, de sus hijos y su normal vidas; traídos como animales o mercancías de carga,  en las pestilentes bodegas de los lentos y agobiantes barcos de vela de entonces. De conocer su historial de opresión como mano de obra forzada y esclavizada por los colonos franceses por casi tres siglos. De su precariedad social y económica luego de sacudir sus cadenas, y su abandono y aislamiento como sociedad. Luego de la explotación por los mismos suyos; de las invasiones francesas, británicas y a lo último la Norteamericana.  De haber sobrevivido a Duvalier, a su  peor hijo Baby Doc, de las atrocidades de los Tonton macutes, de cuanta enfermedad permite Dios al hombre, de hambre y sed de justicia, de sus revoluciones. De un terremoto que les destruyó, sus ciudades. Matando a miles de miles de infelices, mujeres, niños, hombres  y ancianos y profundizando aún más su nacional indigencia; de haber sufrido, adicionalmente, el paso de incontables destructores fenómenos atmosféricos. AHORA DIOS PERMITE ESTE ULTIMO HURACAN DE MATTHEUS  acabando con la vida de cerca de mil infelices y ya más que agobiados haitianos. Luego del terremoto del 2010, apenas hace seis años, ahora este inmisericorde huracán la emprendió con la Grande Ansé y aquellas zonas que no habían sido afectadas por el sismo, para mencionar una: la histórica Geremie. La Geremie que resistió a los franceses y todo lo que se le había tirado a la pobre Haiti. Toda esa región fue escogida por este fenómeno diabólico y homicida.

 

¿Por qué le pasa esto tan seguido a este tan vulnerable y pobre Pueblo? ¿Habrá un Dios que se pueda compadecer?  ¿A caso aquel que se nos dice a través de Su Hijo: “No se mueve ni una hoja del árbol sin que Dios lo permita, ni un pajarillo cae en tierra sin la voluntad de nuestro Padre. (Mateo 10:29); “Ni un pelo de tu cabello, sin la voluntad de Dios”. ¿No son los vientos de los huracanes parte de la voluntad de Dios?  ¿Qué clase de Dios puede haber desarrollado o tener como sus esquemas naturales algo tan despiadado y homicida? No en balde tenían los indios tainos que habitaron estas tierras caribeñas, un cemí bicéfalo o figura votiva al Dios con dos cabezas. Una, por un lado a Yukiyú y por el otro a Huracán. Al Dios que nos da la yuca nuestro pan de cada día por un lado y Huracán, el que nos manda vientos que nos destruye lo que construimos con el sudor de nuestras frentes como Él mismo nos manda y nos mata inmisericordemente.

 

Estas son unas interrogantes que nunca han sido satisfactoriamente a mi parecer, contestadas. Interrogantes que van directamente vinculadas a la esencia misma de Dios y como se argumenta es su naturaleza. Interrogantes que hasta en la misma Biblia, en la historia de Job en el Viejo Testamento y en el Tanaj Hebreo, se hacen sus interlocutores. Cosa interesante porque los argumentos que son esgrimidos entonces a miles de años de su ocurrencia, aún al día de hoy son idénticamente aludidos por los mismos tipos de “teólogos” defensores o acusadores entendidos interpretadores de las escrituras.  Las mismas posturas encontradas en los “debates” en Job son empleadas hoy. Los debates de Job, si y la de sus amigos, son que son tan largos que es difícil llamarlos tales, algunos los han llamado “discursos”, tampoco no son conversaciones, pues no esperan las respuestas de los demás; menos llamarlos entonces diálogos. No tienen un hilo consistente de argumentación que los ate unos a otros. Job en su desesperación, pasa por alto a sus amigos y se dirige a Dios o habla consigo mismo. Por lo tanto los discursos no constituyen un debate verdadero. Aun con todo, tal término quizá sea la mejor manera de llamarlos, porque en resumidas cuentas, se trata de un especial y dolorido “debate” entre Job y Dios; o por lo menos quiere serlo, porque Dios nunca le contesta.

 

 

Los discursos de Job son diferentes a los de sus amigos, ellos están más interesados en demostrarle a Job que había pecado, por eso le hablan de Dios a sus maneras. Postura consuetudinaria entre muchos hasta el día de hoy. Aunque Job también habla de Dios, él no está tan interesado en convencerlos, por eso no se dirige a ellos directamente, él está tratando de entender por qué le está pasando todo esto. Ellos hablan con mucho discernimiento, igual que hoy en muchas religiones cristianas, con calma, de manera filosófica y fría de los caminos de Dios, con la típica mediocridad, banalidad de los que temen que Dios pueda ser distinto a lo que ellos creen. Un Dios como ellos dicen;”Celosos”, “justiciero”,”poco perdonador y que odia al pecador”.

 

En cambio Job en su desesperación hasta le habla directamente a Dios, no alcanzando a comprenderlo. La turbación de Job es por la desintegración de su concepto teológico del mundo; todo aquel que se encuentra en las Escrituras, base para psíquica milenaria montura religiosa del hebreo.

 

“¿hasta cuándo hablarás tales cosas, y las palabras de tu boca serán como viento impetuoso?” (8:1)—Le dice pero temeroso de haberse dirigido a Él de esa manera.

 

Sus amigos como Bildad, lo fustigan, lo critican, lo juzgan y lo condenan. y los Bildad de hoy, también asumen ceremoniosamente la mismas argumentaciones. No anda con contemplaciones, y va al grano, para él todo es blanco o negro, no hay términos medios. Para él los hombres o son buenos o son malos. Para él el Todopoderoso distingue abiertamente entre los dos, prosperando al limpio y destruyendo al malo. Los hijos del patriarca perecieron porque eran pecadores. Es notable el paralelismo entre el Bildad de hace casi tres mil años y el predicador bautista del Sur, Pat Robinson, quien a raíz del devastador terremoto que destruyó la capital y otras ciudades de Haití en el 2010 dijo que Dios había enviado eso como castigo por el voodoo y superchería del pueblo. Según él Toussaint L’Overture, había hecho un pacto con el demonio en el 1791 en el Bois caimán (bosque del caimán- cerca de Caracole).. En realidad, Mr. Robinson tenía su historia algo trasnochada ya que para comenzar Toussaint era católico, se oponía al Voodoo y al derramamiento de sangre. Fue un tal Duti Boukan o Bookman, esclavo de religión islámica, quien llevó a cabo esa asamblea con rito voodoo, y quien incitó inicialmente, el levantamiento de los negros. Levantamiento que fue sofocado en un par de días y Boukman fue desmembrado en cabo Haitiano por las autoridades francesas.

 

El argumento de Bildad y el de Robinson es sencillo, simplemente Dios castiga a los malos, y Job y Haiti son malos, pues está sufriendo por su pecado. Y le dice: “Si tú de mañana buscares a Dios,  Y rogares al Todopoderoso; Si fueres limpio y recto, Ciertamente luego se despertará por ti, y hará próspera la morada de tu justicia”. (8:5). Una platitud rebuscada y elaborada infantilmente, que busca más sus propios oídos que los de Dios.

 

Job desearía tener un árbitro que ejerciera autoridad sobre Dios y si mismo, impidiendo de éste le siga castigando (9:33-35).La respuesta a esta pregunta de un mediador entre Dios y los hombres fue eventualmente como veremos más adelante:”Jesucristo hombre” “1 Ti 2:5” este es el cumplimiento de este deseo. Solo Jesucristo logra un enlace real con la raza humana pecaminosa sin dejar de ser Dios. He aquí otro de esos pronunciamientos que sin dudar en forma alguna de su contenido y de que Jesucristo es mediador, tampoco contesta nuestros interrogantes porque al Señor se le llevó o se le presentó, un caso muy similar al cual nos estamos reseñando. En aquel tiempo refiriéndose al mismo dijo: “En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? El entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después». Lucas 13:1-5. Pero esto nos deja en ascuas, porque Jesús se refería a la forma de ser de los israelitas y del ser humano en general, pero no habla sobre los fenómenos atmosféricos, temblores, enfermedades, y tantas otras cosas que  nos hacen sufrir. Y si en efecto, hay hombres malos y pecaminosos, según es esta parábola, recibirán su castigo eventualmente en el Juicio Final. Tampoco se presenta como mediador en este caso sino más bien como intérprete de la condición humana, negando que estas cosas pasen porque unos son más pecadores que otros Todos somos pecadores y por lo tanto seriamos merecedores del castigo divino.  Cosa que contrasta con su habitual actitud perdonadora y conciliatoria con el pecador.  Nada hay en Haití que los haga más pecadores que los puertorriqueños, dominicanos o cubanos, para  merecer la ira de Dios.

 

Pero hay unos “Zofares” que como el otro amiguito de Job que piensan  que todo esto es pamplinas, que no hay porque meterse a hacer estas preguntas. Zofar prorrumpe en un panegírico de la sabiduría divina (11:7-12). Afirma que la mente finita de Job no puede descubrir los misterios de Dios. Su sabiduría es más alta que los cielos, más profunda que el abismo y más ancha que el mar. Nadie puede encubrir de dios su pecado. Y le dice algo aún más irónico e hipócrita: “Dios te ha castigado menos de lo que tu iniquidad merece”, como si ellos no se merecieren otro tanto (Job 11:6). Y le exhorta al arrepentimiento: “Si tú dispusieres tu corazón, y extendieres a él tus manos” (Job 11:13). Transpolando esto a la situación de Haití, Dios no ha sido tan severo con este infeliz pueblo quien según la teoría de Zofar o del mismo Pat Robinson, le hubiera podido pasar aún más.

Job entonces contesta al discurso de Zofar desmintiendo su sofismo rebuscado y trillado (caps. 12-14) De veras Dios es soberano, pero parece que también es caprichoso—le dice-- en su manera de realizar las cosas, quita el entendimiento a los jefes de los poderosos de la tierra, los hace andar como en tinieblas y sin luz, y los hace errar como a los borrachos. (12:20-25). Job reconoce que Dios es todo paciente, quiere presentar su causa a El mismo, descartando a los falsos sabios que audazmente se hacen sus defensores.. Acercándose directamente a Dios, Job ruega que escuche con imparcialidad la presentación de su defensa. Le pide dos cosas: que deje de castigarlo y que no le haga sentir tanto miedo. También quiere que Dios se comunique con él y por qué le trata como a un enemigo y guarda total silencio. (13:17-24). Como criatura de Dios, cree es merecedora de poder dialogar con su Padre. Y a pesar de todo, hasta el día de hoy, no hay respuesta para esta pregunta de Job.

Nos hemos hecho por generaciones iguales planteamientos y con el transcurrir de los siglos, he encontrado que hay cuatro grandes y especulativa posturas. Una que no vamos a argumentar aquí y que dice que “Dios es una invención del Hombre que lo ha morfolizado y atribuido comportamiento igual que el de los hombres de este planeta Tierra. No hemos sido criados a semejanza de Dios sino que lo hemos criado a nuestra semejanza. La Justicia más razonable y lógica del ser humano debe ser la de Dios.

La otra postura dice que Dios existe y lo ha hecho todo incluyendo claro está al hombre. Pero que Dios no es necesariamente como lo percibe y ha descrito el hombre en sus libros teológicos. Este es uno de los pensamientos de Zoroastro; “hay un lado de ese Dios que no conocemos; uno más oscuro y recóndito de Él. Uno que no se nos ha revelado. Ya de esta postura podríamos hablar luego un poco más.

La tercera postura es la satánica. la cual se nos da al principio mismo del libro de Job. Al comienzo se nos entregan ciertas notas de un plan que nos explica algo acerca del drama, algo que ni siquiera se les permite saber a los actores. La respuesta que se nos da con respecto al sufrimiento que no tiene sentido es el hecho de que Satanás está continuamente desafiando el gobierno de Dios.

Así que, al empezar el libro, nos encontramos a Dios reuniéndose con su creación angélica. Entre ellos se encuentra Satanás, que camina a zancadas riéndose despectivamente y dándose aires, convencido de que el propio interés es el único motivo real del comportamiento humano. La filosofía de Satanás es la pregunta: "¿qué partido le voy a sacar yo? y es la única explicación exacta de por qué hacen las personas las cosas. Se podría para el interesado, encontrar un poco más de data e información respecto a esta teoría en el Libro de Enoc y sus relatos sobre la creación de los ‘ángeles. Tema del cual podríamos escribir varias enciclopedias. Pero es esta postura igual carente de las explicaciones algo convincente de las otras, aparte de ser algo infantil porque presume que una creación de Dios como es Satanas -- y si es como lo concebimos-- tiene el poder de posicionarse delante de Dios, reírse, mofarse y hacer a Dios que aceda a su juego. Job igual criatura de Dios, no puede, pero Satanas si, al extremo de retarlos y Dios le contesta y todas esas otras pamplinas.

Y la cuarta postura, que la denominaré como la apocalíptica/acto de Dios, está predicada en lo siguiente: Aunque a los desastres se les suele llamar “actos de Dios”, tal expresión es engañosa. Dios no está detrás de estas calamidades que afectan a tantas personas hoy día. Pero antes de proseguir y para traer un elemento qe considero veraz: estos denominados desastres, no son ocurrencias de estos “postreros días” y que presagian los mismos, como se argumenta,  sino que vienen ocurriendo desde cientos de miles de años, afectando a civilizaciones y en algunos casos, hasta obliterándolas por completo como es el caso de la Minoica y Atlantis. Es copiosa la evidencia arqueológica milenaria de ciudades enteras enterradas por los volcanes y terremotos como Pompeya y Herculano, cosa que ocurrió hace miles de años y que nada tiene que ver con los “postreros días”.

300px-Bonnat02 Haití-terremoto-mujer

Double click to insert body text here ...

Link button